El discurso político en México: contexto y realidades

1-01

Como en toda sociedad, comprender el andamiaje y perfil de un sistema político; así como sus actores, conlleva el conocimiento de la historia, cultura y agentes externos que la definen. En un mundo globalizado también hay que reconocer el impacto del flujo de información donde las noticias que ocurren alrededor del mundo nos hacen comparar, evaluarnos, y redefinirnos constantemente de manera veloz. Lo anterior implica que hay un encuentro de la historia y la cultura política local con las transformaciones mundiales y los sucesos políticos y económicos en los demás países.

¿Cuál es el resultado de esta colisión? Nos encontramos ante la reinvención de las estrategias de construcción del discurso político en las sociedades y a la forma de entregar mensajes que penetren y lograr el fundamento del ejercicio político: persuasión, influencia y poder.

Para comprender la composición de la comunicación política en México, y en consecuencia la forma en la que hoy se dibujan la retórica y dramaturgia política, primero hay que identificar la naturaleza del receptor del mensaje: la sociedad. De acuerdo a datos de CONEVAL (2018) en México existen 27.4 millones de personas (21.9% de la población) que no es pobre ni vulnerable. En contraparte 107 millones se encuentran en los siguientes parámetros: situación de pobreza (52.4 millones), pobreza extrema (9.3 millones), vulnerable por ingresos (8.6 millones) y de vulnerabilidad por carencias sociales (36.7 millones). Las principales preocupaciones de los mexicanos en 2019 de acuerdo a un estudio de Heras Demotecnia son: salud (34%), la seguridad (26%) y la economía (12%). Por su parte, el INEGI señala que el promedio de educación en el país es equivalente a 9.1 grados de escolaridad.

Esta composición socioeconómica del país refleja en muchos sentidos la construcción temática discursiva de los actores políticos y la fórmula con la cual buscan crear empatía con el gran público a través de la creación de personajes o reivindicación de las banderas de los institutos políticos.

Ahora analicemos las vías para hacer llegar el mensaje:

De acuerdo al Estudio sobre los hábitos de los usuarios en internet en México (Asociación de Internet.mx, 2018) los mexicanos viven expuestos 13 horas a los medios de comunicación distribuidos de la siguiente manera: 8 horas con 12 minutos en internet, 3 horas televisión sin internet y 1 hora 45 minutos a la radio sin internet. Por su parte, el INEGI (2019) estima que en México la penetración de internet a personas mayores de 5 años es del 65.8% de la población. Considerándose a 74.3 millones de usuarios de los cuáles el 51.5% son mujeres y el 48.5% hombres. De igual manera, esta fuente refiere que el 92.7% de los usuarios accede a la red mundial de datos a través de los dispositivos móviles, el 32.6% laptops, 32% en computadoras de escritorio y el 17.8% vía tablets. (Cabe señalar que los porcentajes consideran duplicidad o triplicidad de herramientas para el acceso a internet). De acuerdo a este mismo estudio el 95% de los usuarios usa Facebook, el 93% WhatsApp, el 72% Youtube y el 66% Twitter.

2-01

Estos datos ponen de manifiesto que la creación de contenidos discursivos y posicionamientos a través de internet y sus aplicaciones (Apps) deben estar adecuados a esta nueva realidad. Hoy observamos que la red atrae a su plataforma: contenidos de TV y Radio, el periodismo en medios tradicionales, la aparición constante de nuevos influencers, la proliferación de la comunicación de ideas individuales o corporativas y la introducción de contenidos populares en diferentes países.

La Asociación de Internet.mx (2018) brinda datos sobre la composición socioeconómica de los usuarios, considerando un total de 75.5 millones (con una diferencia de 1.2 millones más que el INEGI):

Tipo de ingreso

Número de usuarios (millones)

bajo

12.7

medio-bajo

28.5

medio alto

26.1

Alto

8.2

Total

75.5

La construcción y estrategia del discurso político en México se encuentra a un ciudadano que recibe más información pero que no verifica siempre la confiabilidad de las fuentes. De igual manera el ánimo ciudadano desgastado por los principales problemas que se identifican, de acuerdo al Gabinete de Comunicación Estratégica (agosto 2019): Inseguridad/delincuencia (41.6%); corrupción (24.6); economía/precios altos/pobreza (10.1%), desempleo/bajos salarios (4.3 %); sociedad (ausencia de valores; 3.5%); educación (2.6%); política (1.7%); narcotráfico (1%), entre otros.

Otros elementos del contexto a considerar en la construcción de estrategias para la comunicación política en México son: la proliferación de influencers y líderes de opinión, la generación constante de software para el marketing, la aparición permanente de usuarios de los nuevos medios de comunicación; la creación de nuevos personajes o reinvención de los políticos o sus partidos. La creación de las historias para atraer la atención (story telling) de la audiencia, el mantenimiento de las lealtades partidarias y ser capaces de operar correctamente ante la inmediatez y la viralización de contenidos de los oponentes.

El gran reto que sigue teniendo la política mexicana y su discurso sigue siendo la ausencia de congruencia entre lo dicho en las campañas políticas y lo hecho en el ejercicio del poder público. Recordemos que las primeras se hacen en verso y el segundo se debe hacer en prosa. Las realidades siempre se impondrán y el tiempo coloca a las personas y a las palabras en el sitio que les corresponde.

 

Anuncios

~ por Angel Rivero Palomo en 4 septiembre 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: