Lo que la milenaria filosofía hindú enseña a los líderes de hoy

“Quiero conocer los pensamientos de Dios… el resto son detalles.”

Albert Einstein

La cultura Hindú es una de las más antiguas del mundo.  Su inicio en la India se estima hace aproximadamente 3,500 años. Como cualquier cultura antigua los indios han plasmado tradicionalmente su pensamiento en arquitectura, documentos, ilustraciones e historia oral. Parte importante del pensamiento Hindú que se conserva hasta nuestros días se encuentra en los textos conocidos como los Vedas o Śruti  (lo que se ha oído, lo que se ha revelado), que es una amplia y antigua colección de libros sagrados, con enseñanzas y doctrinas. Al igual que culturas milenarias como la china, la árabe o la maya, muchas de las concepciones escritas en los Vedas pueden reinterpretarse en la realidad del mundo moderno y en particular en el ámbito de la administración y los negocios. En este artículo ejemplificaremos cómo la práctica administrativa en organizaciones y la propia vida personal en el Mundo Occidental pueden mejorarse desde la perspectiva de la antigua cultura hindú.

Para Deepak Chopra, doctor en medicina alternativa basada en filosofía hindú,  conferencista, escritor y profesor en reconocidas universidades de Estados Unidos, las casualidades no existen; en nuestra vida todos los días aparecen oportunidades y coincidencias que surgen como por arte de magia.  En muchas ocasiones éstas parecieran suceder por el azar pero en realidad son significativas para el logro de nuestros objetivos y anhelos.  Podemos elegir percibirlas o ignorarlas y lo único que se requiere para utilizarlas en nuestro favor es poner atención y aprovecharlas para lograr la vida que queremos tener o el éxito profesional.  A esto Chopra le llama sincrodestino.

list_640px

¿Cómo usar el sincrodestino en la práctica diaria de la administración y la toma de decisiones? Desde esta perspectiva filosófica todas las personas formamos parte de un solo universo en el que hay una fuerza o conciencia superior que la organiza y da armonía. En la vida los eventos ocurren de manera simultánea y se debe estar atento a las circunstancias y a nuestro entorno para detectar las señales que permitan tomar decisiones asertivas y tener resultados positivos.  De nuestra capacidad para interpretar de manera correcta lo que ocurre en nuestras vidas (que algunos pueden llamar intuición) se deriva nuestra toma de decisiones, éstas deben ir de la mano con el bien común y mantener nuestra armonía y la de nuestro entorno;  así el líder es un catalizador a través del cual el destino logra concretarse. En este sistema de cosas el apego,  el egoísmo y la falta de humildad perturban la toma de decisiones, ocasionando que estas cuesten trabajo de instrumentarse al romper el equilibrio del entorno.

Al visualizar los sucesos de vida como un compendio eventos independientes, pero vinculados entre sí, podemos emplear este esquema para interpretar cualquier ámbito de la existencia.  Así sucede con la administración de las organizaciones, en cuanto a que siendo entidades individuales también administran su tiempo, sus recursos y energía.

Untitled-1

Se puede notar que hay circunstancias que “roban” energía dentro de las organizaciones; ya sea por actores externos hostiles, posibilidades no cumplidas que dificultan el logro de objetivos o condiciones y expectativas mal evaluadas que terminan desgastando la vida institucional. En este escenario el rol del líder de una organización debe integrar una eficiente “gestión de energía”, para dirigir ésta a los objetivos trazados a la acción de acuerdo a su filosofía: es necesario decidir cómo y en qué tiempo deben llevarse a término los plazos y  enfocar los recursos e impulso de toda la organización para cumplir sus metas,  buscando en todo momento alinear la dirección con aquello que se “está haciendo bien” y mantenido una cultura organizacional positiva. Del mismo modo  para  vincularse con el exterior se debe estar atento a lo que está pasando afuera, para estar en la misma sintonía, es decir buscar la sincronicidad.

Para finalizar, es oportuno reflexionar que aunque pudiera parecer que  las concepciones de civilizaciones antiguas no tendrían mucho en común con técnicas de gestión del siglo XXI, si tomamos en cuenta que lo que llamamos “Era Moderna” de la humanidad comenzó al finalizar la edad media, lo que nos da una cantidad de poco mas de 500 años en los que el progreso, la comunicación y la razón se convirtieron como nunca antes en la historia en el centro de los valores de la humanidad, logrando cosas asombrosas basadas en la ciencia y tecnología. Cientos de años antes, en algunos casos miles, sin nuestras tecnologías, culturas milenarias como la hindú, la egipcia o la china acumularon por generaciones conocimientos basados en la reflexión y la meditación para entender la vida y su rol en el universo.

Quizá llegó el momento de recuperar esa riqueza cultural que complemente nuestra academia y avances científicos para ser personas más completas. Su revisión nos mueve también, como líderes, a reflexionar sobre nuestro papel en nuestra sociedad y las actitudes que debemos tomar para saber lo que el destino requiere de nosotros.

Blog_header

~ por Angel Rivero Palomo en 10 marzo 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: