La diplomacia a prueba: La búsqueda de una solución pacífica en el conflicto de las dos coreas

“Nos estamos mirando a los ojos, y creo que el otro acaba de parpadear”
Dean Rusky, Secretario de Estado de Estados Unidos durante la Crisis de los Misiles de 1962

Las violaciones de Corea del Norte a las resoluciones de Naciones Unidas, así como sus pruebas de armas nucleares y de misiles balísticos han desencadenado una escalada de declaraciones militares y hostilidad diplomática que ponen en riesgo la paz y la estabilidad de la región.

El 12 de Febrero de 2013 Corea del Norte anunció que había completado su tercera prueba nuclear: una pequeña bomba de plutonio en instalaciones subterráneas. Esto representó una violación abierta a las resoluciones de las Naciones Unidas, por lo que este organismo votó por imponerle sanciones. Posteriormente y de forma gradual la tensión ha ido en aumento. A principios de Marzo, los Estados Unidos y Corea del Sur realizaron ejercicios militares conjuntos mientras que Corea del Norte declaraba inválido el armisticio con el que se dio fin a la guerra entre las dos Coreas en 1953. De forma rápida, las provocaciones norcoreanas han ido en aumento, amenazando con atacar objetivos en Corea del Sur y de Estados Unidos, ubicando misiles de largo alcance apuntando a su vecino del sur, cancelando el paso de trabajadores surcoreanos a un parque industrial binacional, solicitando a los cuerpos diplomáticos extranjeros su evacuación del país, hasta el punto de anunciar estado de guerra con Corea del Sur y hacer preparativos para un posible lanzamiento de misil.

20130414-132145.jpg

Ante la rápida evolución de la crisis la comunidad internacional se ha posicionado claramente a favor de evitar el conflicto y advirtiendo de los riesgos de un desenlace nuclear. La prensa mundial ha difundido como importantes líderes mundiales como Vladimir Putin, Presidente de Rusia, Fidel Castro, viejo aliado de Norcorea, el Papa Francisco desde el Vaticano y Xi Jinping, Presidente de China han señalado su preocupación por el riesgo que la tensión creciente en la región significa para la paz mundial. El propio Secretario de las Naciones Unidas Ban Ki-moon, quien por coincidencia es de Corea del Sur, ha reconocido que la situación en la península coreana “ha ido demasiado lejos” condenando la amenaza nuclear y la retórica agresiva que se ha ido escalando y que pudiera ser incontrolable.

En esta crisis, los Estados Unidos juegan un papel fundamental. Aliado militar de Corea del Sur, su involucramiento en el conflicto se remonta desde la guerra de las dos coreas entre 1950 y 1953 y ha mantenido desde entonces su presencia militar. Ante las amenazas recibidas de Norcorea, Estados Unidos ha adoptado una actitud de precaución y se ha pronunciado a través de su Presidente Obama por trabajar para evitar una salida bélica utilizando todas las vías diplomáticas pero dispuesto a tomar las medidas necesarias para proteger sus intereses y el de sus aliados.

20130414-133644.jpg

Sin embargo no debe sorprender el surgimiento de esta crisis pues además de ocurrir en una región en conflicto permanente derivado de una guerra que dividió a la península coreana en países ideológicamente opuestos, por años Corea del Norte ha persistido en sus intentos por desarrollar armamento nuclear. Las causas de la actual conflicto también pudieran encontrarse en la persecución de objetivos internos de legitimación del joven presidente Kim Jon Un de 30 años de edad, ante el ala ultraconservadora de su país. Fuentes consultadas señalan también el patrón de coincidencia de las amenaza norcoreanas cada vez que asume un nuevo presidente. Aún así la retórica agresiva que ha profundizado esta crisis es más directa y virulenta que las ocasiones anteriores (http://goo.gl/Pnc1s). Llevando a pensar lo condicionada que está una salida pacífica para Kim Jon Un sin que este pierda su apoyo y legitimidad interna.

La actual crisis en la península de Corea nos hace reflexionar sobre lo cerca que estamos de una catástrofe internacional, situación que nadie busca pero que tampoco se ha podido evitar. Muchas lecciones pueden tomarse de la historia, en 1962 el mundo estuvo en el borde de una guerra atómica cuando la Unión Soviética y los Estados Unidos se enfrentaron a una crisis diplomática por la instalación de misiles soviéticos en Cuba, demostrando como se puede desencadenar una secuencia impredecible de sucesos que pueden llevar a una guerra de manera no intencionada. Afortunadamente para ese entonces el mundo encontró en Jhon F. Kennedy y Nikita Kruschev la suficiente determinación y sabiduría para salir de la trampa en que la guerra fría los había metido, valores que los líderes actuales deben demostrar al momento de atender esta delicada crisis.

Angel Rivero Palomo

Licenciado en Relaciones Internacionales. Maestro en: Periodismo político, Negocios Internacionales; y Estudios Humanísticos. Estudios de Liderazgo (Northwestern University) y Gerencia Pública. (Harvard Kennedy School).

Anuncios

~ por Angel Rivero Palomo en 14 abril 2013.

Una respuesta to “La diplomacia a prueba: La búsqueda de una solución pacífica en el conflicto de las dos coreas”

  1. A todos nos preocupa y ocupa el tema, da gusto saber que toma el tema para su análisis.

    Si observáramos desde la milicia, tendríamos que se cumplen todos los requisitos para una Guerra, incluyendo la observancia a los Tratados de Ginebra. El caso se ha llevado al límite que solo hace falta la agresión física.

    Nuestro país no está ajeno a dicho conflicto, por un lado debido a la cercanía con uno de los actores de la Crisis, y por otro, nuestra postura como nación, mismas que se puede apreciar en las promulgaciones hechas por los Partidos Políticos en el Congreso de la Nación (9 de abril), en el que incluso alguna declaración se percibe ya tomando México partido en el conflicto.

    Ciertamente la diplomacia está a prueba, de entrada llega tarde, porque primero se sitúan las piezas bélicas antes del diálogo y segundo porque a pesar de la estrategia diplomática a través de terceros para sensibilizar a Corea del Norte, no ha dado hasta hoy resultado, desconociéndose al menos ¿Qué negociar con los intereses de Corea? Y ¿Y Quién tendrá credibilidad y dejará en prenda como árbitro ante Corea?

    El tema se ha vuelto muy sensible, y al menos si se trata de generar condiciones para una negociación, se está teniendo resultado. El título del artículo corresponde bien a la realidad, y esta habrá triunfado cuando sea real la frase de Sun Tzu… la mejor guerra es aquella que nunca se llevó a cabo.

    Saludos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: