La carta que no cambiaré

La carta que no cambiaré.

 cartas

Angel Rivero Palomo

 

Hace unos días recibí una carta de unos amigos muy apreciados que viven en Estados Unidos, en su carta, me expresaban su preocupación por el bienestar de mi familia ante los hechos que estamos viviendo en México. Se referían a la influenza, a la violencia y a tantas otras cosas. Mi respuesta inmediata fue: estamos bien y en efecto nuestro país enfrenta muchos problemas pero creo que la sociedad está enfrentándolos con mucha determinación. Tal vez esa respuesta tenía un contenido nacionalista, con un poco de orgullo que tenemos genéticamente hacia la autodeterminación, que en un mundo globalizado debe desaparecer.

 

A lo largo de estos años, nuestro país se ha visto envuelto en una interminable secuencia de hechos, que a los ciudadanos nos han alarmado sobre la viabilidad de México como un lugar de futuro, con oportunidades para el desarrollo de las nuevas generaciones. Secuestros, guerra entre narcotraficantes, corrupción, crisis económica, emergencia sanitaria, huelgas, desempleo, fugas masivas de los reclusorios, muertes de niños por escuelas que no reúnen los esquemas de seguridad como en Hermosillo y para colmo, hasta un enfrentamiento entre policías municipales, estatales y federales ya hemos presenciado en nuestro México.

 

Esa contestación llena de afecto pero con el nacionalismo subliminal, me dejó reflexionando y con preocupación hoy me planteo en mi monólogo conciente… ¿Será que me estoy acostumbrando a toda esa violencia? ¿Será que saber de un hecho de corrupción, de una violación a los derechos humanos, o de un enfrentamiento entre policías ya no cause impresión en nuestras conciencias? ¿Será que nos esta venciendo el paisaje rojo que vemos como primeras notas en los medios de comunicación? ¿Será que los monopolios televisivos han secuestrado el razonamiento de la gran mayoría de los mexicanos con sus telenovelas, el futbol, los infomerciales o sus realities cómicos o de exposición humana?

La respuesta a la carta de mis amigos tal vez debió ser otra, pero no la corregiré porque a pesar de todas esas malas noticias veo en los libros de texto que mi hija lleva en su colegio, la grandeza de nuestro país: como la cultura Maya que asombra a todo el mundo por su aportación al patrimonio de la humanidad; porque veo que nuestras instituciones como la UNAM son capaces de ganar el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades al cumplir con su tarea formadora de seres humanos trascendentes; no cambiaré mi carta porque fui testigo de cómo mis paisanos pueden volverse uno sólo para protegerse de los embates de los huracanes o de los terremotos; porque los niños mexicanos de escuelas públicas han llegado a ganar concursos internacionales de conocimientos; porque hay gente del campo que decide luchar en su tierra para que sus hijos sean mejores; porque los científicos mexicanos han llegado a descifrar el mapa genético que permitirá rescatar a muchas mujeres del cáncer de mama;  no cambiaré mi carta porque en México hay artistas, científicos, profesionistas, obreros, agricultores, profesores; hombres y mujeres que vemos en nuestros hijos la oportunidad de un mejor país; porque nuestros hijos ven en cada padre o madre de familia mexicano un gran árbol que los protegen de esa heridas que tiene nuestro país. No cambiaré mi carta porque al ver esas cosas buenas se que nuestro país está vivo y sanará.

 niñez

Anuncios

~ por Angel Rivero Palomo en 10 junio 2009.

7 comentarios to “La carta que no cambiaré”

  1. Me gustó esta reflexión… extrovertiéndote a través de este medio que se supone era frío, pero veo que para muchos nos ha resultado un espacio para poder expresar cosas personales, sentimientos humanos a partir de lo cotidiano… felicidades! por esta aportación colega Angel… Adelante…

    • Muchas gracias apreciado Maestro. Pienso que las cosas buenas que tiene este pais, le permiten respirar, le permiten sobrevivir y tambien pienso que esta generacion tiene la obligacion de formar a la siguiente de mejor posible para trascender nuestros graves problemas. Reciba un gran abrazo

  2. La vuelvo a leer y encuentro cosas nuevas. Me encantó. Felicidades!

  3. NO HABIA TENIDO LA DICHA DE LEER ESTOS ARTICULOS, ESTE EN VERDAD ME LLENO DE EMOCION, TUS PALABRAS INSPIRAN A SENTIRNOS ORGULLOSOS DE LO QUE SOMOS Y TENEMOS COMO MEXICANOS… FELICIDADES!!!

  4. Muchas gracias por tus Palabras Ana. Recibe un gran saludo. Angel

  5. Nuestro pequeño mundo en que vivimos , de mi depende de como lo quiera ver, si ando mal, mal lo veo ,, si ando bien las cosas viene por añadidura… solo es poner un granito de nosotros mismos de todo lo positivo que queremos, muy buena la flexion, tengo un amigo muy cercano orgullosamente chetumaleño , medico cirujano titulado y haciendo su maestria en londres especializandose en neurocirugia, por este pequeño niño(24 años) vale la pena pensar qhe existe gente positiva, buena en busca de lo mejor…… gracias por darnos esta oportunidad de expresarnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: